La victoria de la tenacidad

Eva Solla
Vicepresidenta do Parlamento de Galicia

Vicepresidenta do Parlamento de Galicia e deputada de En Marea. Enfermeira nas listas de contratación do SERGAS. Cursou os seus estudos na universidade pública. Desde pequena tivo inquedanzas políticas aínda que comezou a súa militancia hai case unha década nas filas de Esquerda Unida. Actualmente é Coordinadora Nacional de Esquerda Unida. Desde 2014 é a secretaria xeral do Partido Comunista de Galicia. 

112folga


El pasado mes escribía unas líneas dedicadas a las condiciones de trabajo del personal de las Emergencias de Galicia, al traslado de la central a la Estrada, a los fallos de la plataforma informática y la una huelga que con gran esfuerzo mantenían ya durante más de mes y medio.


Aunque la idea de esta que escribe era poder hacerlo este mes sobre otro de los muchos problemas que atraviesa nuestro país, hoy hace falta retomar el tema por una muy buena noticia: tras casi tres meses de huelga indefinida, de soportar todo tipo de dificultades, la huelga finaliza porque las trabajadoras y trabajadores han conseguido un acuerdo satisfactorio entre empresa y Xunta.


Fueron tres duros meses de concentrarse diariamente con lluvia, sol o lo que cuadrara -las fotos diarias en los canales de las redes sociales lo atestiguan-, días de trabajar en los piquetes informativos. Días de días buenos, días de días malos.


Pero si de algo fueron los días, al menos hasta el último mes, fueron días de incomprensión por parte de la Xunta, días de reclamar reuniones que no llegaban con la administración y con la empresa y momentos en que el acuerdo parecía lejano.


En el Parlamento, el Vicepresidente de la Xunta rechazaba el diálogo, trasladando a la empresa concesionaria tal responsabilidad. Hasta hace un mes, momento en el que tuvimos el último debate sobre el asunto en sesión plenaria, la posición era férrea en contra de negociar la mayoría de los reclamos de compensaciones laborales por el traslado y hasta en contra de admitir los fallos evidentes de la plataforma informática.


Fue la tenacidad de las trabajadoras y trabajadores, la presión continua mantenida, la que propició las reuniones y la que facilitó el acuerdo que puso fin a la huelga del 112 en Galicia. Fue la victoria de la tenacidad.


Casi tres meses después viene al pelo el artículo 'La huelga no sirve para nada' que escribía Isaac Rosa hace unas semanas en eldiario.es.


Lo conquistado: subida salarial para compensar el desplazamiento tras el traslado, margen para mayores libranzas y algo muy relevante: subrogación de las trabajadoras del call center, esas personas en situación laboral precaria que son las que deben recoger nuestras llamadas de emergencia ante un accidente, una agresión, un incendio...


La huelga sí sirve. ¡Vaya si sirve! A pesar que al sistema le interese hacernos creer la mentira de que no es así. Disuadirnos de emplear las escasas herramientas que tiene la clase trabajadora para defenderse, para luchar por sus derechos.


Pero, probablemente, lo mejor de todo, fue que inmediatamente tras levantar la situación de huelga, el comité advirtió que no se olvidaba de otro de los motivos de la protesta: las carencias de recursos y los fallos del sistema informático. Por supuesto debe ser así.


Los retrasos, negados hasta la saciedad por la Xunta, siguen dando problemas. Problemas graves que en ocasiones eran justificados por la propia Administración resposabilizando de los mismos a la situación de huelga de la plantilla. Pero problemas tras los que también subyace el pecado original: la privatización de los servicios de emergencias.


Es menester abrir el debate ya de la necesidad de que los servicios de extinción de incendios, las urgencias médicas y las emergencias del país sean servicios públicos. La necesidad de alejar el lucro empresarial de los servicios que salvan nuestras vidas cuando están en peligro. La necesidad de entender que nada debe haber por encima de ese derecho.


La Xunta debería tomar nota de ello. La extensión durante tres meses de esta huelga se habría evitado si se hubiesen hecho bien las cosas desde lo inicio. Si hubiesen acordado las condiciones de ese traslado. Si dialogaran. Si no hubieran actuado con arrogancia.


Recientemente, ante la amenaza de traslado también del 061 a la central de A Estrada, los trabajadores y trabajadoras están denunciando la falta de diálogo y el desprecio por parte de la Xunta, que no ha designado ninguna persona interlocutora para la negociación.


Esperemos que la administración no vuelva a caer en el mismo error, no vuelva a abocar a trabajadores y trabajadoras a la huelga. No vuelva poner en riesgo los derechos de todas las gallegas y gallegos a unos servicios dignos.


Porque si eso sucede, pueden tener seguro que ni ese personal ni la sociedad consciente dudaremos en volver salir a la calle, a ejercer el derecho a reclamar nuestros derechos.


Para ganarlos, como los han ganado las compañeras y compañeros de las emergencias. Con lucha obrera. Con la victoria de la tenacidad.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress