​“Las pruebas para los técnicos de emergencias sanitarias son incompletas y carentes de fiabilidad; no es serio, es inadmisible y vergonzoso”

|

Abandonados por la Xunta y por las empresas. Así dicen encontrarse los técnicos de emergencias sanitarias gallegos, que han puesto su situación en conocimiento de las administraciones públicas para reclamar más material protector y más test para el colectivo, el primero que atiende a muchos pacientes en la mayoría de casos.


En este escenario, la Asociación de Técnicos de Emerxencias Sanitarias e Xestores de Emerxencias de Galicia (TESGALICIA) atiende a Galiciapress para criticar la “inexistente y ridículamente desafortunada” respuesta a la crisis ofrecida por el SERGAS y por la Dirección del 061 de Galicia. Además, desde el sector denuncian la acuciante falta de ambulancias en el servicio, el “desborde” que se vivió en la Central de Emergencias del 061 durante los momentos críticos de la epidemia y el poco peso que las administraciones y empresas le dan al sector: “No somos ni transportistas, ni conductores, ni camilleros: somos Profesionales Sanitarios con una Formación Oficial reglada por ley”.


061 tecnicos emergencias sanitarias

Desde TESGALICIA denuncian que las administraciones públicas le restan peso al sector


A pesar de llamar a distintas puertas para alertar de su situación, como las solicitudes de amparo dirigidas a Pedro Sánchez, a Salvador Illa y Pablo Iglesias, además de una  carta al Departamento de Preventiva del SERGAS, por el momento la Junta Directiva de TESGALICIA sigue sin recibir respuestas ni de esas solicitudes “ni de ninguna de las cartas que en diferentes momentos de estas semanas pasadas hemos enviado al Presidente de la Xunta, al Conselleiro de Sanidade, al Gerente del SERGAS y a la Dirección del 061 de Galicia”. “Ninguno se ha dignado a responder nunca a nada, siguiendo su técnica habitual de ignorar y menospreciar a profesionales sanitarios que damos la cara a diario en la calle”, lamentan. “Somos irrelevantes para ellos”.


Desde TESGALICIA subrayan la “incertidumbre” con la que los técnicos en emergencias sanitarias “tanto de ambulancias del Servicio Urgente como las del Servicio programado no urgente” atravesaron las primeras semanas. “Con poco material de protección, de dudosa calidad, con falta de protocolos de actuación, con la inexistencia de una autoridad sanitaria pública que realmente realizase sus funciones y coordinase esta pandemia y, por variar, se animase a contar directamente con nosotros…”, lamentan desde la plataforma.


En otro orden, los técnicos de emergencias sanitarias también ponen el foco sobre las “carencias” y el “exceso brutal de trabajo” que tuvieron que asumir los locutores y teleoperadores de la Central de Emergencias del 061. Desde TESGALICIA hablan de “un servicio desbordado durante días” causado “por la falta de previsión de los responsables de Sanidade y 061”.


MATERIAL DEFECTUOSO Y TEST “A CUENTAGOTAS”

Con respecto al material, también advierten que todavía a día de hoy, a las puertas de entrar en la 'Fase 1', en el sector siguen sufriendo “carencias intermitentes de material de protección”, por lo que se ven obligados a “estirar demasiado la vida útil de parte de este material”. Un material que, por otro lado, sigue de dolorosa actualidad después de que esta semana las autoridades tuviesen que decomisar una nueva partida de mascarillas defectuosas, lo que a muchos hace revivir el episodio ocurrido hace unas semanas, cuando otro cupo de material defectuoso provocó un repunte en el número de casos positivos, especialmente entre el personal sanitario.


Al respecto, los técnicos de emergencias sanitarias creen que aún a día de hoy se desconoce “el alcance real de contagios en nuestro colectivo sanitario profesional”. Esto, según la asociación, se debe a dos motivos. Primeramente, señalan que a ellos no se los ha incluido “en un registro específico para controlar y valorar las incidencias”. “No interesa”, denuncian.


En segundo lugar, porque las pruebas llegan “a cuentagotas” y que han comenzado aún ahora. “Son extremadamente incompletas y carentes de fiabilidad. Y esto no es serio. Es inadmisible y vergonzoso. ¡Y no será por las veces que nos hemos quejado y solicitado que hagan bien las cosas!”. En esa línea, se muestran preocupados por los bandazos que las administraciones sanitarias llevan dando desde el inicio de la crisis a la hora de proporcionar el material protector. “Seguimos viviendo con preocupación la entrega de material. Cada vez que recibimos mascarillas diferentes, quedamos a la espera de que pasados varios días recibamos otra vez más una alerta que obligue a retirar ese material que ya hemos utilizado…”, razonan, a la vez que admiten que su preocupación también está motivada por la repercusión que pueda tener en sus familias.


Al material defectuoso, los sanitarios agregan más críticas a los test y al estudio epidemiológico del SERGAS para conocer el alcance del virus iniciado hace más de una semana. Un estudio que no está dando los resultados esperados y que ya ha despertado el recelo de una gran parte de la sanidad gallega que no comprende que el estudio siga en marcha cuando aún no han sido evaluado la totalidad del personal sanitario, a pesar de las promesas del SERGAS.


“Se sale de toda lógica y de toda racionalidad intentar entender cómo es posible que a estas alturas tengamos que continuar rogando que se nos hagan unos test completos a los sanitarios. No salimos de nuestro asombro cada vez que vemos en los medios cómo a trabajadores de sectores no imprescindibles se les están realizando Test completos (PCR-IGG-IGM- Serología, muestra de sangre precisa en vía venosa…) y a nosotros, que no hemos dejado de trabajar ni un solo día, sólo se nos invite a hacer un ‘Test Rápido’ con un pinchazo en un dedo”, reconocen desde TESGALICIA.



RESPUESTA “INEXISTENTE Y RIDÍCULAMENTE DESAFORTUNADA”

Por otro esto, desde la asociación hacen una evaluación “negativa” del desarrollo de la crisis sanitaria en Galicia y de la respuesta del SERGAS a la misma, si bien consideran que “poco a poco va estabilizándose”. “Consideramos que la respuesta del SERGAS y de la Dirección del 061 de Galicia es inexistente o ridículamente desafortunada. Se ha reaccionado tarde, improvisando, obligándonos a nosotros mismos a improvisar protocolos para intentar auto protegernos y proteger a los pacientes como buenamente pudimos”, señalan.


Ahora, una vez superados los peores momentos de esta primera oleada de la epidemia, los técnicos sanitarios de emergencias creen que en la desescalada existe “el gran riesgo de echar abajo el duro trabajo que hemos estado haciendo entre todos los colectivos profesionales durante todo este tiempo” si la ciudadanía “por desconocimiento, por abandono o por falta de consciencia” no sigue las recomendaciones de los expertos.


En cuanto se supere la crisis, desde el sector consideran que más pronto que tarde se deberán acometer reformas en la metodología de protección. “Somos el 90% del personal de asistencia sanitaria extrahospitalaria, aunque nunca cuenten con nosotros a la hora de elaborar y actualizar métodos de trabajo”, explican desde TESGALICIA, que sin embargo cree que las administraciones seguirán dando la espalda al sector. Con todo, manifiestan que ellos seguirán “insistiendo, convencidos en que tarde o temprano se nos respetará y se nos valorará”.


Además, la asociación confía en que uno de los cambios que traiga consigo el fin de la crisis sea “el cambio de los responsables sanitarios que nos ignoran”. “Desde TESGALICIA vemos fundamental que nuestros dirigentes nos tengan en cuenta. Que acepten directamente nuestra opinión, nuestra voz, para entre todos hacer mejor las cosas. Este sería un gran paso para empezar a valorar y analizar lo sucedido, para aprender realmente de los errores, que normalmente se niegan a reconocer”, considera la Junta Directiva de la asociación.


“NI TRANSPORTISTAS, NI CONDUCTORES, NI CAMILLEROS”

En todo caso, estas reformas solo serían la punta del iceberg de las reivindicaciones de los técnicos de emergencias sanitarias, que dicen “haber estallado” a raíz de esta crisis, pero que acumulan a sus espaldas años de demandas para que se reconozca “que no somos ni transportistas, ni conductores, ni camilleros: somos Profesionales Sanitarios con una Formación Oficial reglada por ley, con unas competencias profesionales perfectamente definidas”. “Seguimos solicitando que se reconozca nuestra titulación oficial”, reiteran.


“Nuestras empresas privadas de ambulancias, trabajen o no para los servicios de la Administración pública (Urgencias 061 de Galicia; SERGAS, hospitales …), siguen contratándonos como ‘conductores’ o ‘camilleros’, cuando la ley claramente obliga a que todos los que nos subamos a una ambulancia seamos Técnicos en Emergencias Sanitarias: o tenemos ese Título formativo oficial en la mano, para desarrollarlo prestando una asistencia sanitaria profesional a los pacientes que atendemos, o nunca podremos subirnos en un vehículo sanitario”, recuerdan, a la vez que insisten en que mientras esto sucede “la administración se pone de perfil”.


Las críticas también van dirigidas al O61, un organismo “que elabora unas instrucciones técnicas en las que, por ejemplo, pretenden no permitirnos ponerle un termómetro a un paciente, o hacerle una glucemia a un diabético o a un inconsciente, o limpiarle una herida a un crío en un colegio, o tomarle una tensión con un tensiómetro digital a un hipertenso, etc. sin una autorización expresa y directa del médico de la Central del 061. Pero sí que cualquier persona de la calle puede hacer eso a cualquier familiar suyo si lo necesita”. “Esto ocurre solo en Galicia”, aseguran desde el sector.


El conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, visita la central de coordinación del 061 en A Estrada.

La gestión de la crisis desde la dirección del 061 ha sido muy criticada desde TESGALICIA


Aún con todos los problemas que arrastran, desde TESGALICIA sí ponen en valor el reconocimiento y as muestras de cariño que les está brindando la ciudadanía desde el inicio del Estado de Alarma. “Hemos comprobado que, por primera vez, se ha visibilizado nuestro sector a nivel estatal. Mucha gente se ha enterado que las ambulancias no funcionan solas. Que hay profesionales sanitarios titulados en ellas. Que somos el 90%. Los médicos y enfermeros apenas suman el 10%”.


No obstante, indican que preferirían recibir “menos aplausos y más material y protección”. A renglón seguido, los técnicos de emergencias sanitarias piden que todo esto sirva para que se ponga fin a las amenazas, insultos y agresiones que sufren por parte de los usuarios que los acusan de tardar demasiado en llegar a los sitios donde se los requiere. “El servicio será siempre el mismo. La cantidad de ambulancias será siempre la misma, pase lo que pase. Son pocas. Muy pocas para el nivel de trabajo que hay que realizar. Y la culpa no es nuestra”.

relacionada Toda Galicia pasa a la Fase 1 del desconfinamiento
relacionada Vuelven a subir los casos de coronavirus en Vigo y Santiago; estabilidad en el resto de áreas sanitarias de Galicia
relacionada Quinto día seguido de repunte de hospitalizados por coronavirus, muestra la gráfica de Galicia
relacionada La Xunta no publica los datos de su estudio y algunos piden pararlo por "muy pocos positivos"

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress