En Marea en la encrucijada

Manoel Barbeitos
Economista

Enmareavotacionplenario


No lo tiene fácil Luís Villares, no. No lo tienen fácil los/as mareantes -entre los que se encuentra el que esto escribe- que quieren cambiar las reglas y el sistema establecidos. No corren, como podemos ver en toda la Europa, buenos tiempos para las fuerzas realmente antisistémicas como pretende ser EN MAREA. Son muchas y poderosas las resistencias y oposiciones a tales cambios. Resistencias que, como por caso sucede ahora, no sólo proceden de las poderosas fuerzas del sistema -las élites económicas y políticas así como sus altavoces, que son mayoría- sino que llegan a anidar en las propias organizaciones antisistémicas. En compañeros/as de viaje que en el caso mas favorable saben lo que no quieren -el régimen actual- pero no saben aún muy bien como construir realmente el nuevo "sistema político". Algo hasta cierto punto lógico y que se puede comprobar fácilmente repasando las distintas ponencias presentadas en el PLENARIO de En Marea y que están colgadas en la página web de esta organización.


Compañeros/las de viaje que en algunos casos relevantes -sectores de ESQUERDA UNIDA, PODEMOS- terminan comportándose realmente más como veteranos militantes de fuerzas sistémicas que como dirigentes auténticamente renovadores. En definitiva como practicantes de la vieja política que dicen rechazar. Algo normal en EU que, fiel a su ideario comunista, considera a EN MAREA simplemente como una alianza táctica -conseguir una representación que en solitario no conseguiría- pero chocante en PODEMOS, pues de alguna forma EN MAREA recoge muchos de los postulados que aquellos defendían inicialmente (15M) y que habían tenido en su momento una indiscutible y gran aceptación popular.


No lo tienen fácil estos/as mareantes pero, de ningún modo, se puede decir que imposible. Así quedó en evidencia en el PLENARIO del pasado 15 de julio donde una clara mayoría de inscritos presentes tanto sacó adelante sus tesis, que fue quien de defender con seguridad y claridad, como de conseguir el apoyo mayoritario para el grupo dirigente -la COORDINADORA- que actualmente guía a nave de EN MAREA. Adelanto que pese al jaleo, por otra parte lógico cuando se ponen pasión al debate y la confrontación de las ideas, el PLENARIO de EN MAREA fue una gran señal de vitalidad: si EN MAREA no visibiliza sus contradicciones morirá, por lo que sus miembros no habían debido atender a aquellos que, tanto desde dentro como muy especialmente desde fuera, quieren utilizar esas contradicciones para desestabilizarla.


Las dificultades derivan, básicamente, de los diferentes niveles de auténtico compromiso con el proyecto sociopolítico que representa EN MAREA. Algo que quedó claramente en evidencia en este PLENARIO por encima del ruido. Porque este PLENARIO vino a confirmar que fuerzas políticas que habitan en EN MAREA, a pesar del criterio de adscripción individual, de ninguna forma quieren ceder parte alguna de su soberanía partidaria a favor del nuevo proyecto político del que afirman querer formar parte. Actúan así, y de manera algo sorprendente para muchos, como fuerzas sistemicas conservadoras, pues en contra de lo que afirman, su práctica política no coincide con sus declaraciones. Cuando ESQUERDA UNIDA y PODEMOS se niegan a participar en el PLENARIO de EN MAREA -¿cómo piensan cambiar la dinámica actual que dicen rechazar si no dan la batalla política?-, cuando un numero importante de DIPUTADOS EN El PARLAMENTO ESPAÑOL se resisten a rendir cuentas de su trabajo -por lo que cobran- delante del PLENARIO -¿cómo piensan recoger las demandas populares y recibir el apoyo solidario de sus camaradas?-, cuando regidores locales relevantes -A Coruña, COMPOSTELA- no están presentes en el PLENARIO -¿cómo piensan que sus camaradas van a conocer las dificultades con que se encuentran, como por caso ante la brutal ofensiva del gobierno central contra la autonomía local, para así apoyarlos?-. Cuando todo esto sucede y, al tiempo, utilizan para justificarse argumentos de una enorme pobreza política e intelectual están evidenciando públicamente que no hay un auténtico compromiso con el nuevo proyecto sociopolítico que encarna EN MAREA. Muy por el contrario, evidencian que los vicios de la vieja política, que tanto critican, anidan en ellos y que consideran la EN MAREA so unas siglas que les sirven como ayuda para conseguir unos objetivos políticos particulares: ser parlamentario, alcalde, concejal y/o liberado/a político/a. Pero estos mismos no criticaron con dureza la llamada "casta"?.


El PLENARIO también puso en evidencia que sectores fundamentales de EN MAREA -presentes en MAREA ATLÁNTICA, ANTICAPITALISTAS- tienen claro lo que no quieren -el actual sistema-, incluso a dónde quieren llegar, pero les resulta mucho mas difícil saber, o cuando menos explicar, como construir el nuevo mundo, esa nueva Galicia. Una nueva Galicia que para construirla es necesario, imprescindible, convencer a la mayoría social no solo de las ventajas generales de la misma sino, y sobre todo, de que el camino que se les muestra es lo mas seguro y posible. Que no es un camino al abismo ni a enfrentamiento suicida. Que es un camino a construir y recorrer por esa mayoría social. Repasando las ponencias presentadas por esos sectores en el citado PLENARIO cualquier lector imparcial coincidirá con seguridad con las carencias que aquí se señalan: por caso, el que esto escribe defendió en el PLENARIO la propuesta oficial sobre financiación autonómica -algo fundamental: no hay soberanía política sin soberanía financiera y fiscal- encontrándose, con tristeza, con que las posturas críticas carecían de una auténtica alternativa en este campo.


Esta falta de auténticas propuestas políticas alternativas -que se plasmó en el resto de documentos- hizo que el legítimo y, por tanto, deseable incluso necesario debate político entre propuestas diferentes había aparecido delante de la mayoría presente en el PLENARIO como una lucha por el poder que tenía como objetivo principal y prácticamente único, por parte de RECUPERAR EN MAREA, hacerse con el poder en la COORDINADORA y desplazar a LUÍS VILLARES de la portavocía y, por tanto, del lideradgo de EN MAREA. Algo que se hizo visible desde los primeros actos del PLENARIO -situar la primera votación, que iba sobre el reglamento de la sesión plenaria, como una primera medición de fuerzas, casi como un plebiscito fue una clara señal de lo que realmente se buscaba- y que condicionó, en gran parte, todo lo transcurrir del PLENARIO. Así RECUPERAR EN MAREA, a la vista de la mayoría, apareció mas como grupo de inscritos en busca de la dirección de EN MAREA y no como una fuerza portadora de una auténtica alternativa estratégica. Ya la propia autodeclaración llevaba la confusión: recuperar... ¿qué...? Una visión exclusivista y muy, muy rígida de EN MAREA tal que les restó credibilidad delante de la mayoría del PLENARIO. He ahí que habían perdido todas las votaciones que convirtieron en plebiscitarias a pesar de las continuas llamadas al consenso por parte de una mayoría de los inscritos presentes. Baste como ejemplo lo sucedido con una de las ponencias principales ("En Marea como alternativa política de las mayorías sociales de Galicia") cuando los defensores de la ponencia oficialista, en aras de la unidad y el consenso, aceptaron la enmienda a la totalidad presentada por RECUPERAR EN MAREA sin que estos, en una nueva muestra de miopía política, recogieran la mano tendida y optaran por el enfrentamiento que de nuevo perdieron de forma clara.


Varias reflexiones amistosas se me ocurren a favor de los resultados de las votaciones, todas desfavorables al grupo autodenominado RECUPERAR EN MAREA. En primer lugar que centrar el debate en el cuestionamento permanente tanto de la COORDINADORA como muy especialmente de su portavoz LUÍS VILLARES les restó mucha credibilidad delante de la mayoría de inscritos en el PLENARIO al tiempo que dejó en evidencia su desconocimiento de la realidad que es, hoy en día, EN MAREA en Galicia. En segundo lugar que su manía por procurar, incluso de manera obsesiva, los disensos en vez de trabajar en los consensos como debe ser el comportamiento entre camaradas incluso con orígenes distintos pero con un mismo objetivo, también les restó credibilidad. Finalmente, y a nivel práctico, luego de la primera votación casi plebiscitaria, que perdieron, debieron entender que el mejor para EN MAREA y, por tanto, para ellos mismos era procurar consensos y no acentuar disensos que, en muchos casos, la mayoría no entendía.


¿Qué va a pasar a partir de ahora? La verdad es que todos los escenarios aparecen abiertos. Desde el enfrentamiento fratricida, que supondría la muerte prematura de EN MAREA, pues no habría vencedores, al salto adelante que muchos esperamos. El resultado final dependerá de varios factores que ya se apuntaban en el relato anterior. En primer lugar de la postura de los partidos mas tibios con EN MAREA y muy especialmente, dada su mayor relevancia, de PODEMOS. Esta organización debería superar individualismos y tanto entender que EN MAREA debe ser "un proyecto de unidad y confluencia, un espacio político de Unidad Popular, estrategia necesaria para articular una mayoría social que pilote el cambio en Galicia" como que su propio y auténtico éxito político dependerá del éxito político de aquella y viceversa. Lo mismo cabe decir del resto de partidos tales como ESQUERDA UNIDA y ANOVA. Se equivocan aquellos que la ven cómo competidora: que repasen la historia. Cada uno por su lado no llegarán muy lejos en Galicia.


En segundo lugar MAREA ATLÁNTICA y ANTICAPITALISTAS, sin renunciar de ninguna manera a sus ideas, deben aceptar que cuándo hay disensos son las mayorías quien deciden. Y que la democracia no so es una señal de identidad de las izquierdas, sino que tiene que ser su práctica cotidiana. Una práctica que supone, por caso, que las decisiones mayoritarias son luego apoyadas y defendidas por todos: lo contrario es caer en prácticas conspirativas de cortas miras y nefastos resultados. También deben entender que EN MAREA es su espacio político natural, por lo que deben seguir trabajando a destajo para que aquella crezca y se fortalezca. Trabajando a destajo pero con lealtad porque todos sus miembros son/somos camaradas.


Finalmente el grupo mayoritario debe reconocer que aún queda mucho camino por recorrer. Que lo hecho hasta ahora es mucho -EN MAREA apenas tiene un año de vida- pero queda mucho trabajo por hacer tanto a nivel interno como, fundamentalmente, externo: muchos de los problemas actuales de EN MAREA derivan de su aún débil implantación territorial y sectorial. EN MAREA debe abrirse a la sociedad gallega toda pero muy especialmente sus clases populares para que estas la vean como una autentica alternativa de combate político democrático y de cambio social mayoritario para Galicia. De cambio frente a este orden neoliberal que nos ahoga, nos oprime y explota como ciudadanos y nos destruye como pueblo. De combate frente a los defensores de ese orden que desechan de la democracia y priman la corrupción.


Galicia precisa de EN MAREA y esta precisa de aquella.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress