Marisol Díaz (PP): “Cada una con su ideología, pero en un mismo camino hacia la igualdad"

A pocos días para el 8 de marzo, uno de los más especiales ya que por fin se podrá celebrar en un ambiente de cierta normalidad tras los días más crudos de la pandemia, Galiciapress entrevista a algunas de las mujeres con más peso en la política gallega para conocer sus puntos de vista. La parlamentaria Marisol Díaz Mouteira, cabeza de lista del PPdeG en Ourense en las pasadas elecciones, es la presidenta de la Mesa de la Comisión no permanente para la igualdad y para los derechos de las mujeres, que se reunirá este 8 de marzo.


|

A pocos días para el 8 de marzo, uno de los más especiales ya que por fin se podrá celebrar en un ambiente de cierta normalidad tras los días más crudos de la pandemia, Galiciapress entrevista a algunas de las mujeres con más peso en la política gallega para conocer sus puntos de vista.


La parlamentaria Marisol Díaz Mouteira, cabeza de lista del PPdeG en Ourense en las pasadas elecciones, es la presidenta de la Mesa de la Comisión no permanente para la igualdad y para los derechos de las mujeres, que se reunirá este 8 de marzo.


La comisión, compuesta por seis mujeres de los tres grupos del Pazo do Hórreo, es un ejemplo de la unidad de las tres fuerzas en Galicia en un tema como la igualdad y la lucha contra la violencia machista. El impulso de las últimas leyes en esta materia, el peso de la educación o las opciones de que una mujer lídere el PPdeG próximamente son algunos de los puntos de esta entrevista.


Mouteira 2020

Díaz Mouteira | Foto: PPdeG


El morado vuelve a teñir las calles. La pandemia ha provocado que, en muchos sentidos, la lucha contra la violencia de género y en pro de la igualdad entre hombres y mujeres haya pasado a un segundo plano cuando no retrocedido en algunos aspectos. Superados los momentos más oscuros de la crisis sanitaria, el feminismo promete volver a llenar las plazas el próximo 8 de marzo después de dos largos años en los que no ha dejado de crecer el número de víctimas -91 en este tiempo, según las cifras oficiales- pero en los que tampoco se ha dejado de legislar.


Después de la polémica del 2020 y de un 2021 en el que el 8M fue más bien anecdótico por la emergencia sanitaria, este 2022 parece que ante la mejoría de la situación epidemiológica el feminismo podrá manifestarse libremente. En este tiempo, la Xunta no ha dejado de trabajar y Marisol Díaz Mouteira, parlamentaria por los populares, remarca los éxitos del Gobierno de Galicia en el último año, como son la aprobación de la Ley que reconoce dentro de las víctimas de violencia de género a las víctimas de la violencia vicaria -aquella ejercida sobre una persona para hacer daño directamente a la víctima principal, como puede ser sobre los hijos, por ejemplo- o la Ley de la violencia digital, aprobada en noviembre y que contempla la violencia en la red como otro tipo de violencia machista que sufren las mujeres.


El gran valor de estos textos es que no nacen de un único grupo, sino que el primero fue impulsado por el BNG y el segundo por el PPdeG, logrando ambos, con los votos del PSdeG, la aprobación unánime de la Cámara. Díaz, que preside la Mesa de la Comisión no permanente para la igualdad y para los derechos de las mujeres, subraya la sintonía de las tres fuerzas que componen la mesa en un asunto tan delicado como la violencia de género.


La Mesa viene trabajando y proponiendo temas en las últimas semanas. En las próximas fechas las seis componentes de la Mesa perfilarán los puntos en los que es más necesario trabajar. “Cada una con su ideología, es cierto, pero siempre en un mismo camino”, incide Díaz. En ese sentido, después de muchos años vinculada al mundo de la educación y los movimientos sociales, comenta que es importante “limar las discrepancias” para encontrar elementos comunes.


Mesa igualdad

Composición de la Mesa | Foto: Parlamento de Galicia


“NUNCA ME VI MENOS QUE NADIE”

A lo largo de su extensa carrera política, Díaz ha desempeñado diversos cargos. Hoy forma parte de un Parlamento de Galicia en el que los gallegos están representados prácticamente por el mismo número de hombres que de mujeres. Sin embargo, en la política gallega todavía hay discursos que reclaman más voces femeninas, especialmente en “puestos de responsabilidad”. Díaz argumenta que “siempre es bueno que haya más voces femeninas” ya que aportan riqueza al debate y perspectiva, pero que lo fundamental son “las personas”.


“Me parece más importante rodearte de un buen equipo. Estar bien asesorado, con gente capaz y experimentada. No me importa si me representa un hombre o una mujer siempre que me encuentre bien representado”, sostiene. En esa línea, recuerda que en su carrera nunca se vio incapaz de alcanzar las metas que se fijaba.


“Nunca me vi menos que nadie”, dice, aunque otras compañeras se quedaban por el camino. “Yo siempre tiré hacia adelante. Tengo compañeras que decían ‘Yo ahí no me meto, yo de eso paso’… No gusta oírlo, pero francamente es así. Muchas veces somos nosotras mismas”, reconoce, al tiempo que insta a las mujeres a evitar los palos en la rueda y “dejar atrás esas ideas”.



¿Y una mujer en San Caetano? “¿Por qué no?”, pregunta Díaz. En el supuesto de que Feijóo salga elegido como nuevo líder del PP a nivel nacional, su salto a Madrid parece que será incompatible con el Gobierno de la Xunta. Por ahora, entre todos los nombres que han sonado para sucederle, ninguno es de mujer. Ni Ethel Vázquez, ni Fabiola García, ni María Jesús Lorenzana…ninguna de las conselleiras parece entrar en la terna. Díaz no esquiva la posibilidad de un adiós de Feijóo, una opción que contemplan en el seno del PPdeG.


Parece muy posible que pueda dar ese paso, aunque hay que esperar. Pero en el Parlamento somos muchas mujeres. Solo puedo decir: ¿Por qué no?”, reitera.


EDUCAR EN IGUALDAD, RECETA CONTRA LA VIOLENCIA

Por lo de ahora, en la Xunta se encuentran trabajando en la nueva Ley de Igualdad, que verá la luz este año y que incorporará un estatuto de la mujer rural y del mar que reconozca los derechos específicos de estas, atendiendo a sus particularidades. Un documento que parece urgente, sobre todo a la vista de que los episodios de violencia machista parecen haberse recrudecido desde el estallido de la crisis sanitaria. Llama la atención en muchos casos las edades de las víctimas. Una de las últimas apenas tenía 17 años. “Es terrible, incomprensible”, lamenta Díaz, que solo tiene una receta: “educar”.


“Mi hijo tiene 24 años, pero siempre lo educamos en igualdad. Nunca vio como algo extraño repartir las tareas, por ejemplo. No llego a comprenderlo. El control que ejercen chavales de 15 o 20 años a sus parejas, sobre cómo visten, con quién están...”, pero también matiza que el control también se produce “de chicas a chicos”.  No obstante, y si bien pone en valor el trabajo que realizan en los centros educativos, argumenta que en muchas ocasiones todo ese trabajo se difumina en el hogar. “En todas las comisiones la conclusión es la misma. Ese trabajo no sirve de nada si no se refuerza con la educación en casa. Pero es más fácil ponerle una pantalla delante a un niño para que esté entretenido”, reprocha.


Mientras esto ocurre en Galicia, al otro lado de la frontera, en Castilla y León, las negociaciones para formar Gobierno pasan por la derogación de la ley de violencia de género, una exigencia de Vox para poder entenderse con el PP, que ganó las elecciones. La llave de gobierno de la Junta está en manos de la ultraderecha y la parlamentaria ourensana ve una involución ese tipo de exigencias. “Supone caminar hacia atrás en un tema en el que la mayor parte de la sociedad estamos de acuerdo”, coincide.



No apoya, sin embargo, la propuesta de la secretaria de estado de Igualdad, Ángela Rodríguez, que hace unos días comentaba en una entrevista para este medio que existe la posibilidad de que las autonomías no reciban fondos si están en contra de políticas que promocionan la igualdad, como ocurre en la Unión Europea con países que atentan contra los derechos del colectivo LGTBI, por ejemplo.


“No es la solución”, considera. “Las sanciones no siempre son el camino. Se debe exigir el respeto a los derechos de las mujeres. Lo estamos viendo en Ucrania, por ejemplo. Hay que exigir el respeto a los derechos humanos. Ahora se están aplicando sanciones profundas a Rusia. ¿Van a cambiar la guerra? Me temo que no soluciona el conflicto”, explica.


MUJERES DEL RURAL; MUJERES DEL MAR

Como representante de una provincia como Ourense, con un peso del rural incuestionable, dice ser muy conocedora de la realidad de las mujeres en el rural gallego. Parte de su familia sigue afincada en Baltar y, si bien hay que salvar algunas distancias, sugiere que servicios como las casas nido o los centros de día fomentan la independencia de las mujeres, lo que ayuda a frenar el éxodo y la sangría que vive la Galicia interior. “Ya no estamos tan atadas al hogar y los cuidados. Las mujeres del rural pueden dedicarse enteramente a sus tierras, o a su empleo, gracias a estos servicios. Pueden llevar una vida muy parecida a las mujeres de la ciudad o de grandes municipios”.  


Una reivindicación habitual del 8M que no comparte del todo Díaz es la brecha salarial. A su parecer, no existe tanta diferencia actualmente entre los sueldos que perciben mujeres y hombres en un mismo empleo. “Creo que a veces se habla más de la brecha salarial de lo que realmente existe”, apostilla.


Con todo, sí exige que se avance en mejorar las condiciones de empleos profundamente feminizados, como son algunos trabajos ligados al mar, como las redeiras, con las que compartió experiencias recientemente en un encuentro en el que dice haber “descubierto muchas cosas”.


“Son un ejemplo”, tacha, al tiempo que lamenta que, entre otras cosas, lesiones derivadas de su profesión no sean consideradas enfermedades profesionales o que todavía no se hayan mejorado de los coeficientes reductores de la edad de jubilación a las características de la actividad marítimo-pesquera. “Tenemos que trabajar por ellas, por lograr la igualdad para todas las mujeres del mar, que hacen una labor importantísima para nuestra economía y a las que debemos tanto. Sin ellas no hay pesca y hay que garantizarles las mejores condiciones posibles para que este trabajo se mantenga”.

relacionada El Grupo Popular incidirá en la necesidad de seguir avanzando hacia la "plena igualdad" con motivo del 8M
relacionada Miñones defiende la "agilidad" en la transferencia de los 19 millones de euros del Gobierno para políticas de igualdad
relacionada (AM) La celebración del 8 de marzo y el futuro de Feijóo centrarán el próximo pleno del Parlamento

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE